Consejos para no tener bajones de ánimo
En sentido coloquial se suele decir que una persona puede sufrir bajones de ánimo. En definitiva, cualquier persona tiene cambios de ánimo a lo largo de su vida. Sin embargo, existe un peligro emocional cuando alguien cambia de ánimo con mucha frecuencia en un mismo día. Incluso, hay personas que pasan de la alegría al llanto, de la euforia al sufrimiento extremo.

Conviene encontrar el equilibrio para vivir con sensación de calma y de bienestar. ¿Cómo puedes lograr este objetivo? En primer lugar, intenta fortalecerte a nivel interior. No te ayuda en nada dar tanto peso a los factores externos, es decir, aprende a relativizar. ¿Por qué se producen los cambios de ánimo? En ocasiones, porque las cosas no suceden como uno quiere. O también, porque en esencia, la persona no es feliz de fondo, por tanto, tiene una gran necesidad de afecto y nada le llena.

Para prevenir los bajones de ánimo no sólo es bueno tener pensamiento positivo, aprovechar el tiempo en actividades gratificantes, tener un trabajo y una vida social saludable, sino que también, es indispensable que la persona se alimente bien, descanse una media de ocho horas diarias y realice ejercicio físico. Por ejemplo, los cambios de humor en el trabajo, pueden ser consecuencia del insomnio.

En la medida que aprendes a conocerte también te sientes mucho mejor contigo mismo ya que descubres tus procesos emocionales. De este modo, se trata de no tomar decisiones drásticas en un momento de ese tipo y de no alimentar todavía más ese estado de ánimo negativo a través de las ideas irracionales. Por otro lado, cuando alguien tiene cambios muy bruscos de humor también vive saltos extremos. Es decir, un bajón se hace más intenso cuando se produce, justamente, después de un momento de gran euforia.