Consejos para que tu relación funcione
Igual piensas que cuando tu relación va mal es porque tu pareja tiene la culpa de todo y te cuesta ver la responsabilidad que tú tienes en todo lo que ocurre. Ambos sexos, tanto hombres como mujeres son capaces de amar y ser felices en una relación y cosas como que “todos los hombres son iguales” o que “tienen la culpa de todo” o que “las mujeres deben amar al hombre de forma incondicional” son frases que han estado ancladas en la mente de la sociedad de forma errónea durante mucho tiempo.

Los hombres saben amar, expresar emociones y ser sensibles. Se les ha obligado en sociedad durante mucho tiempo a ser fríos y difíciles de alcanzar emocionalmente. Eso debe acabar. Un hombre, por ejemplo debe llorar si así lo siente igual que una mujer. Llorar libera emociones (y no tanto la agresividad) y en una relación las emociones tienen el papel fundamental.

¿Por qué cuesta tanto entendernos?

A veces resulta algo complicado entender y comprender a la otra persona, pero eso es independientemente del otro, tiene más que ver con nosotros mismos. Si no eres capaz de entenderte, comprenderte y valorarte a ti mismo ¿Cómo vas a poder relacionarte bien con otra persona sin crear problemas en esa relación?

Consejos para que tu relación funcione

No eches la culpa al otro de lo que sucede y menos de lo que te sucede a ti. Acusar y quejarse no es la solución a los problemas de pareja ya que con eso sólo conseguirás envenenarlo todo. Tú puedes hacer que tu relación funcione, veamos algunos consejos:

Consejos para que tu relación funcione
– Tú eres primero antes que el otro. Para poder tener una relación sana con tu pareja, primero debes tener una relación sana contigo mismo.

– Analiza qué ocurre. Si algo va mal analiza qué ocurre para encontrar la solución al problema si es posible. No se trata de buscar culpables, si no de soluciones.

– Acepta sus diferencias. Tu pareja no tiene que ser cómo tu quieres que sea, ni tampoco ser cómo lo eres tú. Las personas son distintas entre sí sin importar tanto el sexo. Lo que importa es la personalidad, el carácter, la cultura, la educación recibida, etc.

– Aprende a dejar ir a las personas. Si te das cuenta que esa persona no te aporta nada o que tú no le amas como debieras, deja que se marche de tu vida. Las relaciones por costumbre por no querer quedarse solas o por miedo, sólo hace infelices a las personas que las protagonizan.