Consejos para sacar el máximo beneficio de la terapia psicológica
Ir al psicólogo es algo más que aconsejable en ciertos momentos de la vida. Pero merece la pena tener en cuenta algunos datos para que el proceso resulte muy estimulante y fructífero para el paciente. En primer lugar, a la hora de elegir un buen profesional, piensa en una persona a la que no conozcas de nada o muy poco. Es decir, mientras que en otro tipo de relaciones, el hecho de que dos personas se conozcan es muy bueno, lo cierto es que el psicólogo necesita tratar los temas de sus pacientes con cierta distancia emocional. Por ello, aunque en tu familia haya un psicólogo de prestigio, mejor que le pidas que te recomiende a otro profesional.

Por otra parte, a la hora de contar al entorno si vas o no al psicólogo, haz simplemente, aquello que a ti te haga sentir más cómodo. Si crees que es un tema muy privado, entonces, guárdalo para ti y no lo compartas con nadie más. Pero siempre es aconsejable que aunque solo sea otra persona lo sepa. Te servirá de ayuda poder hablar sobre el tema con naturalidad.

Ten una actitud de apertura total. Es decir, habla de ti con naturalidad, cuenta todo que te parezca importante, comparte tus sentimientos… Realiza también los ejercicios que el psicólogo te proponga llevar a cabo. Además, tú también puedes apuntar en una libreta a modo de diario, dos conclusiones extraídas a partir de cada sesión. Ten siempre en mente tu objetivo: volver a sentirte bien. Te dará fuerza y te servirá de ayuda para perseverar.

Llega siempre muy puntual a la cita con el psicólogo para aprovechar el tiempo de la consulta. Disfruta del proceso e intenta confiar cada vez más en el profesional que te está tratando. Mientras tanto, también puedes realizar cursos vinculados con temas emocionales. Por ejemplo, puedes participar en un Taller de Crecimiento Personal.