Consejos para ser más libre
La realidad es que a la hora de disfrutar el presente, merece la pena apostar por la libertad individual. Esa libertad que surge al conectar con lo más hondo de tu conciencia. Incluso cuando tienes objetivos externos, debes dar prioridad al bienestar interior. Ese que surge de hacer lo que consideras adecuado en el momento oportuno. Un equilibrio que no siempre resulta fácil de alcanzar en la vida de un ser humano. Por ejemplo, en el plano del amor puede que tengas que esperar.

¿Cómo puedes sentirte más libre en tu vida en general? En primer lugar, asume que tu vida es tuya, es decir, este es tu momento histórico y vital, por tanto, disfrútalo de una forma plena. Por otra parte, deja de tener miedo al que dirán para vivir conectado con la identidad de tu conciencia. Muchas veces, las historias más admirables son aquellas en las que el protagonista ha apostado por tener una vida auténtica y tuvo la capacidad de asumir riesgos, afrontar cambios y no acomodarse en los convencionalismos sociales. En este sentido, el amor puede hacerte más libre, pero a su vez, el miedo al amor o a un posible fracaso puede hacerte sentir esclavo al permanecer encerrado en los límites de lo conocido y de aquello que te hace sentir seguro.

En la vida, crecer en libertad implica salir del área de confort. Produce vértigo salir de ese círculo, sin embargo, hacerlo implica abrir la puerta de un mundo nuevo. Ese mundo que te espera si te dispones a ser tú mismo en cualquier circunstancia.

La capacidad de elección muestra la libertad de un ser humano. En este sentido, apostar por ser feliz o por el contrario, vivir conectado con la tristeza es una decisión individual que únicamente depende de ti. Pero la libertad es mayor al compás de la alegría.