Consejos para sufrir menos
El sufrimiento es una realidad inevitable de la vida. Está claro que estamos más preparados para la alegría y la felicidad ya que como explican los filósofos clásicos todo hombre anhela por naturaleza ser feliz. Así lo manifestó Aristóteles, uno de los sabios de la filosofía griega. Sin embargo, Tomás de Aquino también nos hace ser conscientes de que la tristeza forma parte del destino humano en momentos como la muerte, una decepción, una enfermedad o cualquier situación que confronta de una forma clara y directa con la voluntad humana.

¿Cómo puedes sufrir menos en un momento de dolor? En primer lugar, aceptando la situación. Por triste que sea es mejor, asumir los hechos tal y como vienen. De lo contrario, la mente tiene la sensación de estamparse contra un muro cuando se enfada constantemente con los hechos. Además, también tienes que cuidar mucho más de ti en un momento de dificultad: rodéate de personas que te hacen sentir bien, busca momentos gratificantes en la rutina, duerme más, aliméntate mucho mejor, cultiva tu universo emocional, escribe para desahogarte, rellena en una libreta frases positivas de autores célebres, busca consuelo en los libros de autoayuda…

Se puede sufrir menos, pero está claro que esto no implica, no sufrir nada. Es decir, siempre existe dolor. De hecho, es positivo que así suceda en un momento de dificultad ya que cada emoción es una respuesta ante una situación externa. La vida es una aventura que merece de verdad la pena, por ello, incluso en los momentos de máximo sufrimiento es posible extraer una lectura esperanzadora como explica Victor Frankl. De hecho, el dolor también te define y forma parte de tu identidad.

Gracias a tu historia del pasado, estás aquí hoy. Y gracias a tu presente puedes abrir la puerta del pasado con fuerza, valentía y motivación.