Consejos para superar el miedo al avión
Tener miedo a volar en avión es uno de los miedos más comunes que existen en nuestra sociedad, y es algo normal porque cuando una persona se sube a un avión se expone a diferentes factores que no puede controlar por él mismo y que dependerá del piloto, del tiempo y de la propia maquinaria que no ocurra nada negativo durante el vuelo. Pero claro, este tipo de pensamientos no suelen ser lo habitual porque sólo incita a que el vuelo se convierta en todo un infierno.

Pero no todo es malo, porque como ocurre en todos los miedos existen formas para superarlo y que no condicione más la vida de una persona. Hoy quiero hablarte sobre algunos consejos para superar el miedo al avión y que si algún día tienes que coger este tipo de transporte no se convierta en toda una pesadilla.

Estadísticas

Es buena idea que analices todas las estadísticas que hay actualmente sobre los accidentes aéreos que existen y que no te fijes únicamente en los accidentes que han ocurrido, sino en la gran cantidad de vuelos en los que no ha sucedido absolutamente nada malo. Según todas las informaciones actuales, el avión es el medio de transporte más seguro que existe en nuestra sociedad.

No vueles con mal tiempo

Algo que realmente importa para ayudarte a superar el miedo al avión es ser previsor y escoger una fecha de vuelo sabiendo el tiempo que hará, por lo que cuando vayas a comprar el billete tendrás que saber cuál es la previsión meteorológica del trayecto por dónde tendrá que ir el avión.

Visualiza

Para que puedas superar el miedo al avión tendrás que hacer un ejercicio mental que consiste en visualizar el viaje que tienes que realizar de manera exitosa. Con esto tendrás que cerrar los ojos e imaginar todo lo que tienes que hacer desde que salgas de casa hasta cuando llegues a tu destino y siempre de forma exitosa.

Consejos para superar el miedo al avión

Viaja con tiempo

Es imprescindible que el día que tengas que viajar en avión lo hagas con tiempo suficiente para todo, es decir, evita los atascos o los retrasos puesto que sólo te causarían estrés y malestar.

Cambia el foco de atención

Por último, este consejo es también primordial porque cuando estés en el avión tendrás que pensar en otras cosas para no obsesionarte con los mismos pensamientos. Por ejemplo, puedes escuchar música relajante, leer un libro que te encante, ver una película… es decir, hacer alguna actividad mientras dure el vuelo que te ayude a tener la mente en otra cosa.