Consejos para tener un buen carácter
Aquellas personas que creen que lo han aprendido todo, entonces, poco o nada pueden hacer en el arte de la superación personal. Incluso las personas que tienen setenta años pueden seguir creciendo porque a nivel interior, la evolución es ilimitada. Tener un carácter agradable es importante porque te facilita la convivencia, te permite disfrutar de las relaciones sociales, ser una persona afable de cuya compañía disfrutan los demás. ¿Cómo tener un carácter más agradable?

En primer lugar, es indispensable que detectes cuáles son tus puntos débiles: por ejemplo, puede que tengas mal humor a primera hora de la mañana, también es posible sufrir cambios bruscos de humor, exceso de desconfianza… Existen muchas situaciones posibles, tantas como personas diferentes, pero tú eres quien más se conoce a sí mismo.

Una vez que tengas identificados tus puntos débiles, entonces, asume un compromiso interior fuerte a la hora de hacer algo por cambiar esa situación que no sólo te afecta a ti sino también, a los demás. Por ello, el compromiso con el cambio puede ser asumido por una doble causa: por amor a uno mismo y también, por respeto a los otros.

Busca un plan de acción para poder lograr tu objetivo. Se trata de tener estrategias prácticas a nivel emocional para ir haciendo pequeños cambios. Por ejemplo, si tu deseo es aprender a controlar la ira, te servirá de mucho contar hasta cincuenta antes de hablar, aprender a callar en vez de saltar ante el primer comentario, o salir a dar un paseo y decirle a la otra persona que prefieres hablar en otro momento.

A la hora de mejorar el carácter también es positivo realizar un ejercicio de introspección para analizar en qué medida te perjudican esos puntos débiles y también, si te compensa o no seguir por el mismo camino.