Consejos para tranquilizarte ante un problema
Un problema altera tu rutina normal, y por tanto, también interfiere en tu estado de ánimo. No te sientes igual ante un conflicto que cuando todo transcurre con normalidad. Por ello, ante un conflicto, a veces, se hace misión imposible mantener la calma, especialmente, cuando se trata de un grave problema, imprevisto y difícil de resolver.

Todo tiene solución

La sabiduría popular tiene mucho valor, por ello, merece la pena interiorizar el mensaje de que “todo tiene solución menos la muerte” porque es verdad. Siempre es posible encontrar alguna fórmula para sobrellevar mejor un problema o para solucionarlo completamente.

Pero además, también es importante pedir ayuda. No te encierres en ti mismo ante un asunto pendiente, comparte tu situación con alguien de confianza, háblalo y pide ayuda. No estás solo.

Por circunstancias personales, sí puede suceder que alguien esté en un momento en el que se siente especialmente solo. En ese caso, puede ser positivo contar con el apoyo de un coach o también, poder buscar apoyo emocional en entidades como el Teléfono de la Esperanza.

Consejos para tranquilizarte ante un problema

Respira profundamente

Ante una situación que te desborda, para mantener la calma, intenta respirar profundamente, buscar una postura cómoda y un lugar que te dé serenidad. Por otra parte, si te sientes realmente solo, puedes poner por escrito eso que te está pasando porque te ayudará a exteriorizar el conflicto interno.

Elabora un plan de acción con diferentes alternativas. De esta forma, en caso de que una opción falle, es positivo tener un plan b como camino alternativo. En la vida, y especialmente, ante la dificultad, no todo se resuelve al primer intento, por ello, lo que nunca tienes que hacer es estancarte y darte por vencido. Piensa en positivo y desdramatiza, frena los pensamientos automáticos que te hacen ponerte en lo peor.