Consejos para valorar lo que tienes
En la vida existe un paso decisivo: valorar lo que uno tiene y no centrar la atención en la carencia. Sin embargo, muchas personas se desgastan precisamente, por vivir en contacto con la sensación de ausencia. No pueden valorar aquello que tienen porque les pesa mucho más, aquello que falta. ¿Cómo puedes aprender a valorar desde hoy mismo aquello que tienes?

En primer lugar, dando las gracias no sólo por los bienes materiales sino también, por los logros emocionales y espirituales. Es decir, aprende a conservar las relaciones sociales que tienes con amigos y familiares. En este sentido, corres el peligro de darte cuenta de lo que tienes cuando lo has perdido si te dejas llevar por el individualismo o por el orgullo.

Por otra parte, de vez en cuando, también es aconsejable echar la vista al pasado para recordar todo el esfuerzo que ha supuesto lograr un objetivo. Cuando tomas conciencia del camino recorrido también aprecias mucho más la meta. Además, en vez de comprarte con aquellas personas que tienen más éxito, o algo que tú envidias mucho, compárate de vez en cuando con aquellos que sufren. Así podrás valorar más tu posición e incluso, reforzar la solidaridad de ayuda a los demás. La generosidad te hace sentir mejor en la rutina diaria, aporta un sentido concreto a tu existencia…

Realiza una lectura de tu vida siempre en positivo. Es decir, cuéntate una historia humana. Intenta que ese relato sea bonito. Incluso, en una situación dramática, el dolor se reduce si te cuentas a ti mismo una historia más positiva. Por otro lado, cada día, antes de acostarte, cuéntate a ti mismo, tres momentos que han merecido la pena de ese día. Deja que el optimismo sea tu último mensaje antes de cerrar los ojos para conciliar el sueño.