Consejos para ver las cosas con objetividad
Siempre se vive en primera persona, por ello, la existencia y la interpretación de los acontecimientos de la rutina diaria está marcada por el filtro de la subjetividad. De hecho, en las relaciones interpersonales, muchas veces, es difícil ver las cosas tal y como son, simplemente, porque los sentimientos dicen una cosa y la razón, dice otra muy distinta.

¿Cómo lograr ver con perspectiva un hecho determinado? En primer lugar, analízalo como si ese suceso, en vez de afectarte a ti, implicase únicamente a un amigo tuyo. Un amigo al que aprecias y valoras de verdad: ¿Qué le aconsejarías? Por otra parte, aprende a dar tiempo al tiempo, no tengas prisa, no te impacientes. Con el paso de los días y de las semanas, es posible recuperar una perspectiva lógica de un hecho real y concreto.

Escribe en un papel cómo te sientes, qué te sucede y todas tus dudas. Al expresar por escrito aquello que te afecta a nivel emocional, también logras distanciarte de las cosas. Incluso, te desahogas, puedes relativizar mucho más lo sucedido y extraer tus propias conclusiones. Habla con una persona de confianza que tenga la capacidad de escuchar de una forma activa. Es decir, comprende sin juzgar. De este modo, a través de la conversación de confianza y cercana, también te será mucho más fácil, analizar con objetividad una historia que te implica de verdad, por tanto, te afecta.

No tengas miedo de descubrir la verdad y de asumirla. Por ejemplo, en el plano de las relaciones interpersonales, puede suceder que al ver las cosas con objetividad, descubras que otra persona no tiene ningún tipo de interés en ti. Sin embargo, cuanto antes te das cuenta de ello, antes también, seguirás con tu vida y dejarás de centrarte en alguien que te trata con indiferencia.