Consigue relajación en cuatro sencillos pasos
El estrés y el cansancio hacen que nos olvidemos de la importancia que tiene el relajarnos cada día. ¿Cuándo fue la última vez que te preocupaste de relajar tu cuerpo y tu mente antes o después de la jornada? Es posible que hasta se te haya olvidado el cómo hacerlo bien. Aunque si eres de las personas que les falta el tiempo y siempre vas a contrareloj, no te preocupes, porque además de que lo necesitarás seguramente, te voy a indicar cómo conseguir relax rápido y en cuatro sencillos pasos.

Túmbate boca arriba

Túmbate sobre una alfombra o sobre tu cama, estira tus brazos para que descansen a ambos lados con las palmas hacia arriba. Separa un poco las piernas y tenlas relajadas y los pies caídos a ambos lados. Siente su cadera y permite que tu zona sacrolumbar esté cómoda en la superfície. Ten la cabeza bien apoyada, con la nuca un poco estirada y el mentón algo recogido.

Siente tu cuerpo

Siente tu cuerpo tendido sobre la superficie en la que te encuentras y respira de forma amplia y pasiva, y percíbela con un suave movimiento de amplicación teniendo en cuenta el vientre – abdomen – pecho.

Consigue relajación en cuatro sencillos pasos

Exhala adecuadamente

Cuando exhales en tu respiración suelta las diferentes partes de tu cuerpo, de este modo deja que se marche cualquier tipo de tensión que tengas acumulado de manera consciente. Libérate y relaja tu cuerpo.

Descanso total

Cuando acabes este ejercicio que no te llevará más de cinco minutos, te empezarás a dar cuenta que lo físico apenas será una sensación lejana llegando a ti una sensación de descanso total, pudiéndote así alejar de las preocupaciones diarias y conseguirás así no sólo sentirte bien contigo mismo, si no también relajado.

Ahora no tienes excusa para no conseguir relax con estos cuatros pasos en poco tiempo, así que túmbate y piensa en ti y en tu estado de bienestar.