Construye tu mundo ideal
El ser humano tiene la capacidad de crear su propio mundo a través del plano mental y también, de su corazón. En este sentido, no sólo puedes disfrutar de la belleza del universo, contemplar el paisaje y admirar la belleza de un atardecer… También existe un mundo mucho más fascinante porque sólo te pertenece a ti y puede ser infinito: el mundo interior es inmaterial, no se ve pero se siente. Por ello, te animo a crear tu pequeño microcosmos para protegerte de todo aquello que no te gusta y para ser feliz.

A veces se define a las personas solitarias desde un punto de vista negativo. La realidad es que quienes tienen ese carácter, generalmente, también tienen un mundo interior muy grande, muchos pensamientos y sentimientos en los que pasan el tiempo. A veces, merece la pena ir más allá de lo evidente y no quedarte en cómo son las cosas sino en cómo podrían llegar a ser. Imagina por un momento que existe más de un mundo al más puro estilo platónico. Y la verdad más absoluta se encuentra en tu mapa mental.

No hace falta ser alguien solitario para tener un gran mundo interior. También puedes apostar por ser alguien muy selectivo a la hora de elegir a las personas de las que te gusta rodearte. Apuesta por gente auténtica, que sea diferente y tenga cosas buenas que aportarte.

En general, las personas que tienen un mundo interior grande y rico también son muy creativas y potencian esta cualidad a través del arte, es decir, disfruta del arte de crear bonitas historias, pinta o exprésate libremente haciendo aquello que más te gusta. La vida solo se vive una vez, por ello, no te dejes llevar por la masa como diría Ortega y Gasset y concédete el gran regalo de construir tu propio microcosmos.