Controla la ansiedad ante la hipocondría
En ocasiones sólo de pensar lo que nos puede ocurrir ya nos produce un gran malestar sin que, seguramente, ocurra verdaderamente. Lo mismo ocurre con las enfermedades, tanta información por Internet hace que puedan saltar las alarmas sólo con algunos síntomas. Y aunque el médico diga que estás bien, siempre se queda “la mosca detrás de la oreja”, ¿Y si se ha equivocado?

De tanto pensar entra incluso ansiedad, sólo por preocupaciones que seguramente a la larga te darás cuenta que son sin fundamento. Resulta imprescindible controlar este estado provocado sólo por pensamientos y creencias, supuestamente, falsas.

Tus sensaciones

Las sensaciones que experimentas en tu cuerpo sólo son reacciones de estrés causadas por la interpretación exagerada que haces ante una determinada situación. Esas sensaciones no son peligrosas, pero si son muy desagradables. Seguro que en otras ocasiones habrás comprobado que no sucederá nada peor.

Controla la ansiedad ante la hipocondría

Interpretaciones catastróficas

Debes manejar tus interpretaciones catastróficas y exageradas porque sólo conseguirás empeorar tu estado. Para ello, puede utilizar instrucciones cognitivas de control y buen ánimo, siendo tu mente positiva tu mejor aliado, de este modo podrás relativizar la situación y verla de forma más racional. Ya verás como serás capaz de superarlo y de sentirte mejor.

¿Qué te sucede?

Ten como meta observar lo que realmente le ocurre a tu cuerpo en este instante y deja de pensar en lo que podría ocurrir (y que quizá nunca ocurre). No anticipes hechos del futuro que sólo se basan en hipótesis que te has creado sin pruebas ni hechos objetivos, fundando seguramente, por tus temores.

Emoción al miedo

Reconoce tu emoción de miedo, acéptala y no la evites. Debes afrontarla sin huir de ella, porque si intentas evitarla sólo aumentará tu miedo y te sentirás con mayor descontrol ante tus emociones y ante tu hipocondría.

Recuerda, no pienses de manera obsesiva que ocurre algo malo hasta que de forma objetiva y con pruebas, se demuestre lo contrario.