Controla tus pensamientos negativos
Tus pensamientos te ayudan a interpretar y dar significado a lo que te sucede diariamente. Esos pensamientos influirán en tus emociones haciendo que tu estado de ánimo esté de una manera u otra. Si no controlas los pensamientos negativos que puedan aparecer, seguramente podrás sentir una ira intensa o gran ansiedad. Controlarlo significa que puedas sentir un malestar o enfado moderado.

No los elimines

Que controles tus pensamientos negativos no significa que los debas sacar de tu mente ni mucho menos, ni tampoco pintar todo de rosa. Si tienes motivos para sentirte triste, para enfadarte, para estar nervioso, etc. es adecuado que sientas todas las emociones que se generan en ti, no se debe utilizar el pensamiento para que desaparezcan de tu vida, porque sería autoengañarte y te repercutirá de algún otro modo.

Controla la intensidad

Pero sí es posible controlar tus pensamientos para tener un control sobre la intensidad que tienen las emociones sobre ti. Por ejemplo si de repente sientes ansiedad porque debes hablar en público, con un buen control de tus pensamientos podrás sentir únicamente algo de incomodidad o de nervios.

Otro ejemplo es que si sientes una gran ira por una discusión, en lugar de dejarte llevar gritando y discutiendo, puedes tener un enfado más sano y mantener un control para poder hablar con calma sobre lo que sucede y buscar soluciones.

Controla tus pensamientos negativos

¿Te perjudican?

Tener pensamientos negativos o tener emociones de este tipo es absolutamente normal y no desaparecerán. Pero si los pensamientos negativos son demasiado repetitivos y tus emociones te hacen perder el control, te bloquea el pensamiento y no sabes qué comportamiento debes tener, significa que tus pensamientos negativos están haciéndote daño y debes controlarlos.

¿Cómo controlarlo?

Debes utilizar un pensamiento lógico, siempre racional y constructivo. Las emociones o los pensamientos aunque sean negativos, podrán ser sanas y dejar de ser descontrolados, ya que así sólo sufres tú.

Debes aprender técnicas de control mental para usar correctamente tu mente y poder tener un pensamiento más claro y saludable. Aquí explico un par que espero que te sirvan:

– La detección del pensamiento que te angustia y sustituirlo por otros más positivos.

– Ensayo en tu mente. Puedes ensayar situaciones que te pueden hacer sentir negativamente y que te alteren. Consiste en imaginarte situaciones que te alteran para afrontarlas mejor cuando te sucedan (por ejemplo hablando en público). Deberás imaginarte ante esa situación y ver como lo haces bien y que te sientes relajado y confiando en tus posibilidades. Practica mentalmente lo que dices y cómo lo dices, hazlo varias veces mentalmente hasta que empieces a sentirte más relajado.