Cosas que callamos y deberíamos decir
Se nos pasa la vida, esperando que llegue un momento mejor para expresar mensajes que en realidad, son tan prioritarios que no deberíamos ponerlos en una lista de espera. Si ya cometemos este error con la familia y amigos cercanos de siempre, también podemos cometerlo con mucha frecuencia con las nuevas relaciones que vamos haciendo a lo largo de la vida.

Los miedos internos

Existen miedos que pueden llevarte a silenciar grandes sentimientos que pueden quedar enquistados en tu corazón por el simple temor a que el otro no sienta lo mismo que tú.
Del mismo modo, los fracasos del pasado pueden frenarte también a la hora de abrir tu corazón para no volver a revivir una historia negativa. No dejes que tu pasado te condicione en tu presente porque entonces, estás arruinando tu felicidad.

El fallo humano de esperar a que sea el otro quien dé el primer paso a la hora de confesar su amor o a la espera de que alguien tome la iniciativa en la amistad, nos hace vivir siempre a la expectativa de los demás.

Cosas que callamos y deberíamos decir

Aprender a hablar

De adultos, también tenemos que aprender a hablar como si fuéramos bebés que necesitan decir sus primeras palabras. Llenamos nuestro día a día de frases y mensajes cuando en realidad, muchas veces lo verdaderamente importante queda en silencio.

El silencio es sano y humano porque nos ayuda a proteger la intimidad, sin embargo, un sentimiento fuerte a lo largo del tiempo pide ser expresado.

Las palabras crean nuevos horizontes

Las palabras están para utilizarse porque abren puertas y crean horizontes. Las palabras unen corazones siempre, incluso cuando dos personas no sienten lo mismo. Tú te acercas mucho más a tu verdad interna cuando tienes la valentía de abrir tu corazón ante otra persona, alejándote de la seguridad de esperar que el receptor de ese mensaje te diga que siente lo mismo.