Cosas que debes dejar de hacer para ser feliz
Somos artistas de la felicidad, todos aprendemos a partir de nuestra propia experiencia a pulir nuestras imperfecciones para generar nuevas posibilidades. Y sin embargo, tenemos hábitos tan arraigados, que romper estas rutinas no resulta sencillo. Pero existe algo que debe hacerte tomar conciencia de la importancia de romper con ciertas dinámicas: la falta de resultados positivos. ¿Qué cosas debes dejar de hacer para ser feliz?

Querer controlarlo todo

Esta actitud es agotadora puesto que cuando adoptamos este rol perdemos de vista la imposibilidad de poder manejar todos los matices de realidad. Siempre hay cosas que trascienden a nuestras decisiones, imprevistos que surgen sin que los hayas buscado. La actitud controladora produce ansiedad ya que la persona vive constantemente con la sensación de sentirse desbordada por unos acontecimientos que no le gustan.

Criticar por criticar

La crítica no es negativa en sí misma, sin embargo, se convierte en un disco rayado cuando te posicionas en el rol de víctima y te quejas por todo aquello que no te gusta como si fueses un niño pequeño. En cada crítica que pronuncias o que piensas, envías una descarga de negatividad a tu cuerpo. Por tanto, cambia este diálogo interior.

Cosas que debes dejar de hacer para ser feliz

Querer ser perfecto

Lo importante no es ser perfecto sino buena persona. Que la obsesión por mejorar no se convierta en una especie de competencia para llegar a ser más que nadie. Ya que cualquier relación se vive de igual a igual. Olvídate de ser perfecto y busca ser feliz.

Culparte por el pasado

Por mucho que te culpes por un hecho del pasado ya no puedes hacer nada para modificarlo. Por tanto, lo más importante es que te concentres en el ahora, que busques nuevas vivencias en el presente y que luches por superarte a ti mismo siempre concentrando tu mente y tu corazón en el carpe diem.

Cosas que debes dejar de hacer para ser feliz

Dar la espalda a tus emociones

Durante gran parte del periodo histórico, las emociones fueron un bien secundario respecto de la razón. Afortunadamente, la integración de la inteligencia emocional en nuestra vida nos permite ser conscientes de aquello que nos hace verdaderamente humanos. Tus emociones te aportan información sobre ti mismo.

Dar la espalda a tus emociones significa racionalizarlo todo al extremo, dejando de lado el valor de la intuición y de las corazonadas. No integrar el filtro del sentimiento en los juicios de valor sobre la realidad.

Idealizar la felicidad

Otra cosa que debes dejar de hacer si quieres ser feliz es idealizar la felicidad al extremo de aspirar a una plenitud que es imposible en la realidad si entiendes por felicidad estar en la nube de la emoción constante como consecuencia de una película de color de rosa. La vida, como bien sabes, es otra historia.

La felicidad no se mide en los términos cuantitativos del tener sino en valores esenciales más profundos. No te obsesiones con tus objetivos y disfruta de cada plan de acción como un legado de sabiduría práctica.

La felicidad es la escuela de la vida en sí misma. Si quieres compartir tus propias sugerencias de felicidad, en relación con este artículo, puedes hacerlo en forma de comentario. ¡Muchas gracias!