Cosas que nunca decimos
En la comunicación humana, muchas veces, es más importante aquello que no decimos que aquello que decimos. No debería de ser así, sin embargo, por pudor, timidez, o también, por estar educados en una cultura que tiende a dar más peso a lo negativo que a lo positivo, tendemos a estar alerta ante los defectos de los demás, pero no estamos igual de receptivos a la hora de elogiar sus virtudes. De ahí, que la motivación en la familia, en el amor, en la amistad y en el trabajo, muchas veces, resulta toda una conquista de libertad personal. Han llegado a ese punto quienes se sienten bien y felices de decir algo bueno a los demás, sin pensar que ese gesto alimenta la vanidad del otro.

Decir te quiero

Existe un mensaje que también cuesta mucho decir. Cuesta decir te quiero, como si en esas dos palabras se formase un nudo en la garganta que impidiese el paso de la voz. Sin embargo, esta dificultad para expresar sentimientos se rompe de una forma clara a través de la práctica.

Existen formas de decir te quiero que tal vez, pueden resultar más sencillas, por ejemplo, a través de una carta. Sin embargo, también es importante expresar este mensaje de viva voz para sentir el amor al expresarlo y para ver los ojos de la persona que recibe ese cariño en ese momento.

Cosas que nunca decimos

Los silencios escondidos

Si por un momento, pudiésemos desvelar las palabras que se esconden detrás de muchos silencios escondidos quedaríamos sorprendidos de la lectura tan diferente que podríamos hacer de cierta realidad a partir de esa información desconocida a los ojos del mundo. Existen grandes verdades que quedan enquistadas en el corazón de sus protagonistas, sin ser nunca pronunciadas.