Creando emociones positivas
Cuando estamos atravesando por una época dulce en nuestra vida, nos vemos embargados por las emociones positivas, como el optimismo, la alegría, la esperanza, la confianza en el futuro, etc. Sin embargo, cuando estamos atravesando una época difícil nuestras emociones positivas parecen diluirse entre el pesimismo, la tristeza, la desesperanza, el miedo al futuro, etc., lo que hace que, a la larga, nos sea más difícil superar esas situaciones.

Para evitar esto y ayudarnos a superar los malos momentos podemos aprender a crear emociones positivas. De este modo, evitaremos poner toda nuestra atención en todo lo que está mal, cerrándonos a nosotros mismos la salida a la situación.

Para crear emociones positivas deberemos “recolectarlas” cuando nos sintamos bien, es decir, hacer un listado de lo que nos hace sentir alegres, o aquello que nos sube el ánimo o que nos hace sonreír. En esta lista escribiremos esa música que nos hace sentir vivos y que casi nos obliga a bailar, ese lugar favorito de nuestro pueblo o ciudad que nos trae recuerdos agradables, esa poesía que te levanta el ánimo o ese amigo que siempre te anima a seguir adelante. Cuando te sientas mal, coge la lista, y busca aquello que te hace sentir bien para conectar con la emoción que te produce. Así abrirás un hueco de sol en la tormenta.

Otro modo de crear emociones consiste en buscar una cosa que te haga sentir bien. Debe ser algo que puedas tocar o sentir, como los rayos del sol en la cara o esa foto que tanto te gusta. Debe ser algo que sientas, sin pensar en la emoción, sólo sintiéndote bien. Siente esa sensación durante cinco minutos, sin pensar en nada, dejando pasar el resto de pensamientos negativos sin hacerles caso. De ese modo podrás sentirte bien cualesquiera que sean tus circunstancias.