Crecimiento personal a través de la respiración holotrópica
Dentro de las distintas terapias psicológicas que podemos seguir, existen algunas que nos permiten acceder a estados no ordinarios de conciencia, es decir, permitir que los recuerdos y vivencias almacenados en el subconsciente y habitualmente reprimidos u olvidados por nuestra parte consciente salgan a la luz.

Este es el caso de terapias como la hipnosis, la regresión, el rebirthing y la que nos ocupa ahora, la respiración holotrópica, terapias que tienen como finalidad eliminar los bloqueos que impiden el crecimiento personal de quien se somete a ellas. Con ella, se consigue una mayor autocomprensión de nosotros mismos y se facilita el acceso al origen de los problemas emocionales y psicosomáticos, lo que permite sanar desde el punto de vista físico, emocional, psicológico y espiritual.

La Respiración holotrópica fue desarrollada por los psiquiatras Stanislav Grof y Cristina Grof y tiene como objetivo lograr un autoconocimiento y una sanación mediante una técnica introspectiva que combina distintas disciplinas, como la antropología, la psicología transpersonal, diferentes prácticas espirituales orientales y tradiciones místicas. El nombre “holotrópico” significa movimiento hacia la totalidad.

Antes de comenzar una sesión de respiración holotrópica, los pacientes reciben una charla teórica que les informa de en qué consiste dicha práctica y de qué puede ocurrir durante el proceso, de forma que puedan seguirlo con tranquilidad.

La sesiones se componen de cinco elementos: el proceso en grupo, intensificación de la respiración (más profunda y rítmica), música evocativa, trabajo focalizado en el cuerpo, y dibujo expresivo. Todo este proceso facilita la capacidad natural de la psiquis de sanarse a sí misma.

Normalmente la respiración holotrópica se realiza en grupos, en los que el trabajo se realiza en parejas, pero también pueden realizarse sesiones individuales.

Existen personas que no pueden seguir esta terapia por razones de salud, como aquellos que sufran algún tipo de problema cardiovascular o quienes sufran glaucoma.