Creencias que te impiden ser feliz
Seguramente conoces personas que, teóricamente, tienen todo lo que necesitan para ser feliz, pero son profundamente infelices, mientras que otras, que parecen no cumplir todos los requisitos para ser feliz, sí lo son. Esto sucede porque no son las circunstancias o lo que tenemos o dejamos de tener en un momento dado lo que nos hace felices, sino que es la interpretación que hacemos nosotros de dichas circunstancias la que realmente nos permite ser felices o no serlo.

Esto viene dado porque existen una serie de creencias instaladas en nuestro subconsciente sobre lo que se necesita para ser feliz, como vivir en pareja, tener un buen trabajo en el que nos sintamos realizados, una casa bonita, un buen coche, una familia perfecta, un alto poder adquisitivo… y si no cumplimos con todos esos requisitos, no podremos ser felices.

Por supuesto, si en nuestra vida se dan todas estas condiciones, resulta más sencillo alcanzar la felicidad, pero no es la única forma de lograrlo. No tener pareja puede hacernos desgraciados o no según cómo lo vivamos, al igual que tener un buen trabajo o uno monótono y aburrido, tener una familia perfecta o una corriente.

Lo primero que necesitamos para ser felices es determinar, real y objetivamente, si estamos satisfechos con la vida que llevamos, ya que muchas veces ocurre que sí lo estamos, pero no nos permitimos sentirlo así porque no cumplimos con los patrones que la sociedad o las creencias nos imponen. Determina tu grado de satisfacción con tu vida según tú mismo, y no según lo que está designado como lo que “debe ser”. Por supuesto que en unas áreas te sentirás más completo que en otras, pero nada te impide mejorarlo, siempre estableciéndote tú mismo como el patrón por el que midas tu felicidad.