Creer en los sueños
Cree en los sueños, esos que alimentan el alma incluso antes de que se hayan materializado en la realidad. No todos los sueños que tenemos tendrán una consecución práctica, sin embargo, es positivo que tengamos la capacidad de ilusionarnos con ellos al margen de cuál sea el resultado final de una acción. ¿Por qué es tan importante emocionarte y soñar despierto? Porque tener la capacidad de hacerlo es sinónimo de tener una visión positiva de la vida y de las posibilidades que ofrece, porque allí donde existe la emoción agradable de un sueño también hay una semilla de pensamiento positivo.

Porque la vida no solo se compone de ese universo material que observamos cada día ante nuestros ojos sino que también existe una amplia riqueza de belleza emocional que es totalmente inmaterial, no se ve pero se siente.

Mantener una sana ingenuidad

Con la llegada de la etapa adulta, cuando las personas han vivido muchas experiencias dolorosas, pueden llenarse de escepticismos y de desconfianza. Alimentar el niño interior para mantener una sana ingenuidad (siempre en los límites de la prudencia) es un síntoma de sabiduría del corazón gracias al valor de la inteligencia emocional.

Creer en tus sueños significa animarte a desplegar tus alas de verdad, a no quedarte estancado en una zona de confort.

Creer en los sueños

No dejes que nadie mate tus sueños

Evita decirte a ti mismo mensajes del tipo: “Ya es tarde para intentarlo”, “no lo voy a conseguir” y “prefiero no hacerme ilusiones”. Del mismo modo, también es recomendable que te protejas emocionalmente con autoconfianza frente a aquellas personas que con sus comentarios pueden hacerte dudar de ti mismo. Que otras personas hayan dejado de creer en sus sueños no significa que tú también debas hacerlo.

Anímate a dar la bienvenida a este mes de septiembre con nuevos sueños que tal vez, habías dejado dormidos en el baúl de los recuerdos.