¿Cuál es tu actitud ante un conflicto?
Los conflictos pueden ser útiles e inevitables siempre que haya un clima de confianza entre las personas que te rodean. Puedes encontrarte con personas que discrepan contigo, pero no te sientas atacado, míralo como una forma de avanzar en la relación con esa persona. Una relación que sea siempre pacífica sin tener ningún punto por débil que sea de conflicto, puede que no tenga necesidades de evolucionar. En ocasiones entrar en conflicto invita al cambio y a encontrar una parte mejor.

No se soluciona solo

Esperar que un conflicto se solucione sólo puede hacer que te lleve a la frustración. Tener unas expectativas reales y ajustadas a la realidad te harán mantener una actitud adecuada durante la resolución del conflicto. De este modo podrás lograr resolverlo de forma justa para ambas partes.

Evitar el problema y no querer afrontarlo a la larga seguramente haga que se agrave aumentando el malestar emocional y llegando a ser tenso y muy molesto para ambas partes.

Parte positiva y negativa

El conflicto tiene parte negativa ya que puede cargarte emocionalmente y hacer que padezcas una experiencia desagradable, pero ver los desacuerdos como una forma de avanza y de encontrar soluciones creativas, puede ayudarte a tener un diálogo positivo e incluso esto puede ayudarte a reforzar lazos con la persona implicada.

¿Cuál es tu actitud ante un conflicto?

¿Cuál es tu actitud?

Hay varias formas para afrontar un conflicto ¿Con cuál te sientes identificado?

– Actitud competitiva. Intentas imponer tu criterio y te cuesta mucho ceder para lograr un acuerdo.

– Actitud de evitación. Alargas hasta el infinito el momento de afrontar el problema o miras hacia otro lado en lugar de actuar para solucionar el conflicto que te aflige.

– Actitud acomodada. Priorizas la relación con la otra persona y a menudo olvidas tus intereses, cediendo demasiado.

– Actitud colaborativa. Ves el conflicto como una oportunidad para encontrar soluciones para contentar a ambas partes y que la relación no se vea perjudicada.

– Actitud de compromiso. Estás en medio de la defensa de tus objetivos personales pero escuchas los intereses de los demás para encontrar una solución que no implique renunciar a tus intereses.

Si no te gusta con lo que te has sentido identificado, siempre estás a tiempo de cambiar y mejorar.