¿Cuál es tu tipo de inteligencia?
Hasta hace poco, la inteligencia era una cualidad que se ligaba, sobre todo, a los resultados académicos, especialmente si éramos sobresalientes en carreras técnicas o de ciencias, en cuyo caso se nos asignaba la calificación de inteligentes, mientras que si no sobresalíamos en este ámbito, se pensaba que nuestra inteligencia era moderada, independientemente del resto de habilidades que pudiéramos poner en práctica, un modelo que no podía englobar a quienes, a pesar del fracaso escolar, podían destacar y tener un gran éxito en otras áreas de la vida.

Hoy en día, sin embargo, ya no se ve la inteligencia como algo unívoco, sino que se considera que existen distintos tipos de inteligencia que se corresponden con habilidades o talentos que podemos desarrollar, una inteligencia que engloba desde el talento para la música hasta las habilidades sociales.

Tipos de inteligencia

Este modelo fue desarrollado en 1983 por Howard Gardner, y lo denominó Inteligencias Múltiples, ya que el identificó ocho tipos diferentes de inteligencia:

– Inteligencia lingüístico verbal, que se da sobre todo en escritores, políticos, etc.

– Inteligencia Lógica Matemática: Suele estar muy desarrollada en personas dedicadas a las ciencias, la economía o carreras técnicas.

– Inteligencia espacial: La tienen sobre todo fotógrafos, artistas, arquitectos, cartógrafos, etc.

– Inteligencia musical: Esta cualidad se da sobre todo en aquellos que se dedican a la práctica de un instrumento, cantantes, compositores, etc.

– Inteligencia Corporal Cinestésica: Se da sobre todo en atletas, bailarines, gimnastas, etc.

Inteligencia y relaciones personales

¿Cuál es tu tipo de inteligencia?
– Inteligencia intrapersonal: Nos permite conocer y gestionar nuestras propias emociones y motivarnos a nosotros mismos.

– Inteligencia Interpersonal: Nos ayuda a captar los estados de ánimo de los demás, el lenguaje no verbal y facilita nuestras relaciones sociales.

– Inteligencia Naturalista: Capacidad para diferenciar especies de flora y fauna.

Todos tenemos estas inteligencias, aunque cada uno tenemos unas más desarrolladas que otras, lo que nos permite orientar nuestro aprendizaje, nuestras aficiones y nuestra vida profesional.