Cuando consultar al psicólogo infantil
Solemos pensar que son tan sólo los adultos quienes necesitan acudir a la consulta de un psicólogo en determinados momentos de su vida. Sin embargo, los niños también pasan por etapas de miedos, regresiones, o de agresividad debidas a distintas situaciones a las que tienen que hacer frente, como la llegada de un nuevo hermano, la separación de sus padres al ir al colegio o el divorcio de los padres.

Normalmente no hay que alarmarse, ya que estas etapas son habituales en los niños, y con comprensión y paciencia pueden ser superadas, pero hay veces que suponen un trauma o conflicto emocional que ni el niño ni los adultos pueden manejar y es entonces cuando debemos pensar en acudir a un psicólogo infantil o aun psiquiatra especializado en niños.

Un síntoma claro de que el niño necesita ayuda es cuando demuestra una agresividad extrema, con episodios de gran rabia y violencia, ya que el niño no sabe manejar sus sentimientos ni sus reacciones.

También si el niño se muestra apagado, melancólico y triste, muy cansado, aburrido y anormalmente apagado puede ser motivo de consultar a un especialista, ya que todo esto forma parte de la sintomatología de la depresión infantil.

Si el niño sigue mojando la cama a partir de los cinco años, también es un síntoma de alarma, ya que puede ser signo de que el niño está pasando por una etapa de gran ansiedad angustia. Igual deberemos hacer si el niño sigue teniendo ataques de llanto después de haber pasado el periodo de adaptación de la guardería.

Si estos problemas se extienden en el tiempo, es el momento de la consulta. No debemos asustarnos ante la posibilidad de que nuestro hijo acuda al psicólogo, ya que esto no significa que sufra alguna patología, sino que necesita ayuda para superar ciertas situaciones.