Cuándo dejar que otra persona siga su camino
En la vida, los caminos se cruzan y se alejan en determinado momento. Existen caminos paralelos y otros que llegan a su fin por una decisión mutua o individual. ¿Cuándo dejar que otra persona siga su camino a su ritmo y sin ti?

Cuando ya no quieres formar parte de ese camino

Por suerte, las personas podemos cambiar de opinión respecto a una situación en concreto. De hecho, el proceso de conocimiento entre dos personas es básico para saber si existe interés común o no lo hay. En cuyo caso, es muy sano escuchar la realidad y recordar que el amor sano comienza por el respeto hacia uno mismo. Ese respeto hacia uno mismo que te ayuda a curar las heridas cuando una persona ha jugado con tus sentimientos, te ha generado falsas expectativas u otras situaciones de este tipo.

En ocasiones, existen personas que tardan mucho tiempo en decir adiós porque quedan a la espera de que el otro cambie de opinión en algún momento y que la situación cambie por arte de magia. Aprender a decir adiós sin dramatismo es la mejor fórmula para no convertir una decisión de marcar distancia respecto de otra persona en algo trágico sino en algo positivo. Algo positivo que te va a dar calidad de vida, bienestar emocional y tranquilidad.

El proceso del olvido no suele ser automático. Una persona suele tener varios intentos antes de tomar la decisión definitiva de poner punto y final a una ilusión. Llega un momento en el que te das cuenta de que no quieres perder ni un minuto más de tu tiempo ni de tu energía en quien te ofrece la mitad de lo que mereces e incluso, en quien te está utilizando. El momento de toma de conciencia en el amor es un acto de libertad que te ayuda a ser consciente de aquello que te conviene y de aquello que quieres.

Cuándo dejar que otra persona siga su camino

Cuando una situación te hace daño

Cuando una situación te hace daño de forma crónica, entonces, ha llegado el momento de dejar que otra persona siga con su camino. Cuando te sientes estafado a nivel emocional por las supuestas buenas intenciones de alguien, entonces, también puedes marcar distancia. Pero en general, eres libre de marcar distancia siempre que quieras cuidar de ti frente a alguien que no te hace bien.