Cuándo terminar una amistad
Quien tiene un amigo tiene un tesoro, reza el dicho, y es incontestable que la compañía y el apoyo de un amigo tanto en los momentos buenos como en los malos es esencial para nuestro bienestar emocional .
Sin embargo, como en todo tipo de relaciones humanas, de pareja, familiares o laborales, no siempre las relaciones son sanas desde el punto de vista emocional, y, en lugar de hacernos bien, nos minan la autoestima, nos debilitan psicológicamente y nos menoscaban la valía. Por ello, debemos estar atentos a esos signos que nos indican cuándo una amistad no es sana emocionalmente, sino todo lo contrario y llega el momento de terminarla:

Dar y recibir

Uno de los aspectos que hace grande la amistad, como el amor, es la capacidad de dar sin esperar nada a cambio. Pero esto no significa que seamos sólo nosotros quienes debemos dar y el otro recibir, sino que tiene que haber un equilibrio entre lo que los amigos dan y reciben. De lo contrario, más que sus amigos, somos sus cuidadores, y el otro no dudará en manipularnos con sentimientos de culpa cuando queramos equilibrar la balanza.

Aceptar al otro como es

Cuando somos amigos de alguien, le aceptamos tal y como es. Esto no significa que no le ayudemos a mejorar en determinados aspectos, igual que nuestro amigo hace con nosotros.
Cuándo terminar una amistad
En ocasiones esta ayuda se transforma en un criticismo exagerado, o bien en frases cargadas de sarcasmo e ironía, tano en público o en privado que ponen en entredicho nuestra forma de ser, actuar o pensar, encerrando, en el fondo un menosprecio, una falta de respeto o envidia, sentimientos del todo punto incompatibles con la verdadera amistad.

Apoyo

Los amigos son una base esencial en la que apoyarnos cuando estamos pasando por un mal momento, al igual que nosotros lo somos para ellos. Si tu amigo siempre busca tu apoyo cuando lo necesita pero nunca está cuando lo necesitas tú, es el momento de replantearse la relación de amistad