Cuándo y cómo cambiar de actitud
¿Qué es la actitud? La forma en la que te enfrentas a la vida, el modo en que te relacionas con los demás y también contigo mismo. Pocas personas son conscientes de que se envían continuamente mensajes negativos o positivos a través del pensamiento. Pues bien, a veces, es necesario cambiar de actitud para poder mejorar la calidad de vida, la satisfacción en las relaciones personales, el disfrute del presente… Factores que son más importantes de lo que parece a simple vista en la búsqueda de la felicidad.

Pero… ¿Cómo cambiar de actitud? En primer lugar, siendo consciente de que este cambio no se produce por arte de magia de un día para otro. Es decir, deberás ser perseverante, constante y caerte para volver a levantarte en más de una ocasión. El salto de la negatividad al pensamiento positivo a veces, también asusta cuando a alguien no se le ha acostumbrado a ver el vaso medio lleno.

Pero además, para lograr este cambio también debes tener una motivación. En este caso, debes ser consciente de que tu mayor motivación será la de vivir mejor y la de sentirte mejor contigo mismo. Sin tanta culpa, rabia ni remordimientos sobre tus espaldas. Además, seguro que muchas personas de tu entorno agradecen y aprecian ese cambio de actitud gracias al cual te mostrarás más amable con los demás.

Existen muchos tipos diferentes de actitud pero las que más dañan los vínculos afectivos son la soberbia, la vanidad, la ira constante, los celos y la envidia. Por el contrario, la humildad, el afecto, la benevolencia y la empatía te ayudarán a poder tener amigos durante toda tu vida.