Cuatro consejos para mirar dentro de ti
Mirar fuera de uno mismo es sencillo, de hecho, es muy natural observar el entorno. Sin embargo, la introspección se convierte en un arte difícil puesto que para mirar dentro de uno mismo, el silencio, la tranquilidad y un entorno propicio son más que necesarios para poder desvelar la verdad que está en el interior. Hoy en Psicoblog te damos cuatro consejos para mirar dentro de ti mismo:

En primer lugar, escucha tus emociones y tenlas en cuenta como si fuesen una guía de tu felicidad. Por ejemplo, si necesitas estar solo no te fuerces para ir a una reunión social si no te apetece. Existen personas que a pesar de estar rodeadas de gente se sienten muy vacías por dentro y muy solas porque no se han descubierto todavía a sí mismas.

Para mirar dentro de ti mismo no hace falta que estés quieto en casa. Puedes inspirarte yendo a ver una película al cine. También puedes sentirte capaz de mirar dentro de ti mismo, al disfrutar de un plan en un entorno natural. En general, el contacto con la naturaleza favorece mucho la sabiduría interior porque todo el entorno te potencia.

En cuarto lugar, para mirar dentro de ti mismo tienes que liberarte de prejuicios, eliminar las barreras e intentar limpiar la mente porque cuando lo haces, descubres que no hay motivos para tener miedo. El miedo es uno de los conflictos más importantes a la hora de mirar dentro de uno mismo ya que existen personas que temen encontrar algo que no les guste o que descuadre su vida. Sin duda, mirar dentro de ti mismo solo te ayuda a tomar conciencia de tu situación presente, pero después, hay que hacer cambios para poder actuar en base a esa verdad interior descubierta. Es posible ser consciente de algo, y en la práctica ignorarlo. En ese caso, la amargura es inmensa.