Cuatro consejos para motivarte a ti mismo
La motivación en ocasiones es extrínseca. Así sucede cuando un jefe motiva a sus trabajadores dentro del seno de un equipo. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, necesitas de una buena dosis de motivación intrínseca para vivir. Por ello, aquí tienes cinco métodos para poder motivarte a ti mismo más allá de la pereza o la falta de ilusión:

En primer lugar, aquello que de verdad motiva a una persona es el éxito, por el contrario, el fracaso desmotiva. En ese caso, intenta recordar momentos en los que te has sentido pleno porque de esta forma, traes la actitud firme de tu pasado a tu presente. Puedes realizar un ejercicio sencillo que te servirá de ayuda: dibuja una línea del tiempo en un folio en blanco. Y después, vete marcando puntos de éxitos que consideres importantes en tu vida. Luego puedes compartir tus reflexiones con alguien de tu confianza porque todo aquello que contamos a otra persona, queda fijado con más intensidad en nosotros.

La palabra motivación está vinculada con los motivos para la acción. Por ello, si quieres motivarte a ti mismo, entonces, ponte en movimiento. Actúa y muévete. En la medida en que avanzas, también te vas motivando más a ti mismo al ver los resultaos cosechados. Pensar en un premio y en una gratificación también te ayuda a motivarte a ti mismo. Por ejemplo, si no disfrutas con tu trabajo, puedes aliviar esa tensión pensando siempre en un plan que te guste a la salida del trabajo. Puedes ir a hacer deporte: el ejercicio físico es bueno porque en ese momento dejas de pensar y de dar vueltas a la cabeza.

Para finalizar, si quieres motivarte a ti mismo, entonces, piensa en positivo respecto de aquello que te cuesta más. Date mensajes de ánimo y de cariño.