Cuatro consejos para superar el dolor
El dolor está ahí, forma parte de la vida igual que la alegría. Pero en más de una ocasión, uno de los grandes errores del ser humano suele ser precisamente, tener un concepto distorsionado de la existencia en donde el término sufrimiento no forma parte del diccionario. Así sucede en el caso de aquellas personas que viven únicamente bajo el prisma del placer y de vivir el momento. ¿Cómo superar el dolor?

En primer lugar, aceptándolo. Este suele ser el paso más difícil como bien queda de manifiesto en el diagnóstico de una enfermedad grave en donde el paciente se siente vulnerable al extremo de preguntarse: ¿Por qué me tuvo que suceder a mí? En ese caso, la ayuda psicológica es determinante para el paciente y también, el tiempo es positivo para ir asimilando la nueva realidad.

Por otra parte, aunque parezca imposible incluso en las situaciones más dramáticas y dolorosas existe algo positivo. Por ello, si te agarras a esa fuente de esperanza también te resulta más fácil plantarle cara al dolor. En otros casos, es indispensable poder hablar de la situación con una persona que puede tener una empatía máxima con el problema. Por ello, en los casos de personas que tienen una enfermedad es más que recomendable que formen parte de una asociación de afectados por la misma problemática para poder tener un entorno protector a nivel emocional. No hay nadie que pueda comprenderte tan bien como otra persona que ha pasado por lo mismo.

Para finalizar, a la hora de superar el dolor, intenta realizar el ejercicio de reflexionar sobre los recursos que tienes a la hora de superar esta situación. Una vez que sepas cuáles son tus recursos, ponlos en práctica. Y por supuesto, asume tu debilidad y pide ayuda cuando lo necesites.