Cuatro consejos para superar tus inseguridades
Incluso las personas que tienen una autoestima alta tienen inseguridades y puntos de debilidad. Pero el problema se agrava cuando una persona tiene una baja autoestima y entonces, tiene más debilidades que seguridades en su día a día. En este sentido, conviene tomar conciencia de este punto a nivel emocional para poder mejorar y avanzar a nivel humano. ¿Cómo poner límites a tus inseguridades?

En primer lugar, hazte la siguiente pregunta: ¿Qué ganas a través de esta actitud? Por dañina que sea una conducta, cuando una persona la mantiene es porque obtiene algún tipo de beneficio de la misma. Por ejemplo, una persona insegura puede buscar la sobreprotección del entorno o también, recibir retroalimentación por parte de los demás: cariño y atención.

Toma el modelo de personas a las que admires precisamente porque se mueven por el mundo con un gran sentimiento de libertad como si fuesen capaces de lograr todo aquello que se proponen. Ese tipo de personas también reflejan su seguridad a nivel corporal: caminan con la espalda recta, sonríen, miran a los ojos del interlocutor en una conversación… Modelar estos rasgos a nivel corporal, te dará también más seguridad a nivel emocional.

Piensa en qué ámbitos de tu vida sí te sientes más seguro. Se trata de ganar confianza para poder llevar esa seguridad a otros entornos de tu día a día. En el momento en que te sientas inseguro por algo, visualízate a ti mismo en un entorno de fortaleza y de bienestar. Podrás sentirte más tranquilo. Para dejar atrás tus inseguridades realiza un ejercicio de introspección y escribe en un folio que puntos débiles te gustaría dejar atrás. Enuncia los objetivos en positivo y no en negativo. Si te gustaría contar con el apoyo de un profesional, entonces, busca un buen coach.