Cuatro ejercicios prácticos para canalizar el estrés
El estrés es perjudicial para la salud física y emocional cuando se sufre durante un largo periodo de tiempo. El estrés se combate con una actitud activa una vez que has tomado conciencia de qué te pasa. Por mucho que en la sociedad actual el estrés se haya convertido en un tema cotidiano, nunca tenemos que acostumbrarnos a convivir día tras día con el estrés. ¿Cómo canalizarlo?

Ejercicio físico

El estrés se canaliza a través del ejercicio físico. Conviene potenciar la vida activa en los detalles más pequeños del día a día: camina más en vez de usar el transporte, anda en bicicleta, sube por las escaleras y no utilices el ascensor…

Sal a caminar todos los días porque es beneficioso a nivel físico y emocional. Mientras que el estrés te hace verlo todo de una forma negativa, después de un buen paseo, vuelves a casa más aliviado y renovado por dentro. La perspectiva que tienes de la realidad ha cambiado.

Planes sociales

Uno de los grandes problemas del estrés es que nos lleva a encerrarnos en nosotros mismos, a pensar siempre en un mismo tema y eso nos aleja de los demás. Los planes sociales aportan disfrute, autoestima, energía positiva y entretenimiento. Por esta razón, cuando tengas un problema que te angustie, anímate a llamar por teléfono a un buen amigo para quedar a tomar algo y hablar. Te sentirás mejor después de haberlo compartido con otra persona.

Ejercicios de relajación

Los ejercicios de relajación te enseñan a respirar mejor y a través del control de la respiración también puedes controlar mucho mejor el estrés. Las clases de yoga están de moda en nuestros días.

Cuatro ejercicios prácticos para canalizar el estrés

Cultiva tus aficiones

Cada persona tiene unas aficiones que debe de potenciar en su día a día porque ese espacio de disfrute personal es el mejor remedio para poder canalizar mejor el estrés acumulado en el trabajo.