4 errores habituales de comunicación
Con frecuencia, cometemos el error de creer que sabemos comunicarnos bien por el simple hecho de que sabemos hablar. Y sin embargo, todos acumulamos fallos de comunicación que se convierten en fuente de malestar por la influencia que las palabras (o su ausencia) tienen en las relaciones personales y en la confianza. ¿Cuáles son esos puntos débiles que conviene corregir?

Decir algo sin sentirlo realmente

Esto es más visible en el plano del amor cuando al inicio de una relación, uno de los dos o ambos, dicen te quiero demasiado pronto, hacen promesas de futuro para las que no se sienten preparados y en algún momento terminan enredados en su propio discurso.

Del mismo modo, podemos cometer el error de pedir perdón sin sentirlo de verdad, en cuyo caso, es como no haberlo pedido porque la ira sigue latiendo en el interior. Otra palabra que pierde valor cuando es falsa es gracias.

Dar las cosas por supuestas

Somos expertos en dar las cosas por supuestas, en no expresar los sentimientos bonitos y los mensajes de cariño dando por hecho que los amigos y familiares ya saben aquello que sentimos. Y sin embargo, en la vida también ocurren cosas que nos recuerdan que mañana puede ser tarde para decir aquello que deberíamos decir hoy.

Olvidarte de ti

Otro fallo habitual en la comunicación es vincular este plano únicamente con las relaciones personales de pareja y amistad, olvidando la importancia del diálogo interior. Cuando en realidad, este diálogo interno es la base del modo en el que nos relacionamos con los demás. Generalmente, una persona exigente con el otro también es muy dura consigo misma.

4 errores habituales de comunicación

Exigir en lugar de pedir

En el ámbito del diálogo existe un principio al que conviene ser fiel: es emjor pedir que exigir. Al igual que es mejor facilitar la colaboración que ponernos a la defensiva. Del mismo modo, es recomendable evitar la crítica y el reproche frecuente para intentar corregir en nosotros mismos aquello que no no gusta en los demás.