Cuatro grandes tesoros de la vida
La vida es un misterio que nos trasciende en muchos aspectos. Por mucho que queramos comprender la lógica de la existencia, no podemos. Como bien refleja la película Gravity, existen interrogantes filosóficos no resueltos que siguen llenando de dudas y certezas el corazón humano. Una de las certezas más importantes es que la vida es un regalo que tiene tesoros que debemos cuidar y cultivar.

La familia

La familia muestra ese núcleo de pertenencia que aporta autoestima y bienestar. No existe la familia perfecta, todas las personas tienen sus imperfecciones. Pero lo que aporta perfección a una familia es el amor que sigue vivo a pesar de todo. Los padres son las personas más importantes en la vida de cualquier hijo. Y los hijos, deben demostrar su gratitud hacia ellos a lo largo de la vida, pero en especial, cuando más necesitan de ese cariño que es en la vejez.

Los amigos

Los amigos son un tesoro muy importante en la vida. Amigos verdaderos hay pocos, sin embargo, cualquier momento de la vida es propicio para que surja, de la forma más inesperada e imprevisible, una relación de amistad que te cambie por dentro. En este sentido, la actitud adecuada en el vivir es la de mantener las relaciones satisfactorias que ya tienes pero sin cerrar la puerta a que nuevas personas entren en tu vida.

El amor

El amor es un regalo que cuando irrumpe de golpe lo cambia todo. La vida de una persona puede pasar de la oscuridad a la luz por el simple hecho de haberse enamorado. Sin embargo, es importante no idealizar en exceso el propio amor para no ser un enamorado del sentimiento. Si pones tu felicidad en el hecho de tener o no pareja, entonces, puedes sufrir mucho porque se trata de un factor circunstancial.

Cuatro grandes tesoros de la vida

Tú mismo

Tú también eres un tesoro porque existen personas que no imaginan su vida sin ti. Pero además, también tienes que aprender a ser tu mejor amigo, para tratarte con más cariño y respeto. La autoestima nace de ti mismo.