Cuatro hábitos para reducir la ansiedad
La ansiedad desgasta y agota porque roba una gran cantidad de energía a quien la sufre. No sólo se puede sufrir en el ámbito laboral al hacer un trabajo ingrato o al tener exceso de responsabilidades. La ansiedad puede hacer acto de presencia en cualquier ámbito de la vida y oculta un conflicto pendiente de resolver. Es imposible terminar con la ansiedad de un día para otro. Existen algunos hábitos saludables que pueden ayudarte a reducirla.

Una dieta saludable

La ansiedad se puede multiplicar todavía más a partir de una mala alimentación. Evita en tu dieta los azúcares refinados, el alcohol y la cafeína. Aprende a disfrutar de los alimentos y come con calma y tranquilidad. Si comes acompañado aprovecha ese momento para hablar. De lo contrario, disfruta de la soledad como un momento de calma y de descanso para ti.

El ejercicio físico

El exceso de televisión conduce al sedentarismo. Muchos trabajadores están sentados ocho horas en la oficina. Conviene compensar esta situación haciendo ejercicio físico en el tiempo libre. Utilizando las escaleras en vez de usar el ascensor. Caminando en bicicleta por la ciudad. Haciendo excursiones al campo. Respirar aire puro es la mejor terapia para reducir la ansiedad. Y escuchar el sonido del agua del río también aporta una gran sensación de paz.

Cuatro hábitos para reducir la ansiedad

Céntrate en tu respiración

Aunque respirar es un gesto totalmente natural, no siempre respiramos de la forma adecuada. Concéntrate en tu respiración interna para poder limpiar tu mente de todo tipo de energía negativa. Potencia esos hábitos que te hacen sentir bien a ti porque es fundamental encontrar el equilibrio entre las obligaciones y los espacios para el disfrute. Tener esas actividades de disfrute en tu agenda te ayuda a vivir el presente. La ansiedad se produce por pensar en el mañana de una forma negativa.

Flores de Bach

Recuerda que el poder de las flores también es muy importante en el desarrollo del bienestar interno. Estas esencias florales pueden ser un remedio útil para aliviar los síntomas.