4 motivos de gratitud existencial
La gratitud es uno de los sentimientos más importantes para potenciar el optimismo en la vida. En medio de las ocupaciones diarias y de las preocupaciones cotidianas, podemos alejar la perspectiva de aquellas razones por las que debemos dar gracias a la vida. El principal motivo de gratitud es, precisamente, tomar conciencia del gran regalo de la existencia que surge del placer de estar aquí y ahora.

Pasamos mucho tiempo de nuestra vida enredados en cuestiones de futuro (anticipación y ansiedad) y en nostalgias de pasado (añoranza y melancolía). Todo cambia cuando despiertas y admiras como un filósofo, la belleza de aquello que te rodea.

Gratitud por la experiencia acumulada en el corazón

Cada ser humano tiene su propia biografía, una historia llena de vivencias de distinto tipo. El amor por la vida y por el presente aumenta cuando echas la vista al pasado haciendo un análisis constructivo de tu camino. Anímate a dar las gracias a la vida por la experiencia que acumulas en tu corazón y que te permite vivir mejor hoy.

Por tu esencia

Sorpréndete por la belleza de tu propia esencia. En lugar de mirarte al espejo como un acto rutinario, admira la imagen que proyectas y que es el reflejo de aquello que te define. Cada ser humano es diferente, más allá de los rasgos comunes propios de la naturaleza humana. Nadie tiene tu ser. Motivo más que suficiente para admirarte por ello.

4 motivos de gratitud existencial

El tiempo

El regalo del tiempo es motivo de gratitud. No tenemos el don de poder controlar los minutos. Sin embargo, sí tenemos la posibilidad de disfrutar con actitud positiva de cada jornada. Y existen momentos en los que desearíamos que se parase el reloj. Esos instantes dejan un sabor dulce en el corazón y en la memoria afectiva siendo semilla de gratitud para recordar con cariño esos pedacitos de vida.