Cuatro pasos para superar un complejo físico
Es muy habitual que las personas puedan arrastrar algún tipo de inseguridad. El problema surge cuando una inseguridad se convierte en una limitación que interfiere en la rutina diaria de tu propia vida de una forma negativa. Para superar un complejo físico, lo importante es que centres tu atención en lo realmente, importante: tu valor integral como persona. Por ello, para superar un complejo físico, puedes poner en práctica los siguientes consejos:

En primer lugar, cultiva tu seguridad interior, tu personalidad y tus inquietudes. Si te sientes lleno y pleno por dentro, el valor de la apariencia física, se relativiza mucho más. Tanto que incluso, al mejorar tu autoestima, también te sientes mejor físicamente.
Piensa en cómo disimular o restar valor a ese defecto que te preocupa. Hoy día, a través de la moda, del maquillaje o de un corte de pelo diferente es posible renovar el look de una forma muy positiva. Por supuesto, también existen otras opciones como la de la cirugía estética. Sin embargo, conviene no cometer el error de frivolizar con algo tan serio como pasar por el quirófano. Este tipo de opción debe valorarse muy bien previamente.

Cuando te mires en el espejo en vez de poner tu foco de atención en aquella parte que no te gusta de ti, fíjate especialmente, en esos rasgos que sí te encantan. Y sonríe al espejo y verás que te gusta mucho más la imagen que tienes ante ti.

Para finalizar, puedes hablar con alguien de tu confianza sobre cómo te hace sentir esa inseguridad porque te darás cuenta de que los demás, desde fuera, no le dan el mismo valor que tú. Cuando una persona tiene una inseguridad en primera persona tiende a aumentarla. Para finalizar, recuerda que puede que un rasgo que en apariencia no sea perfecto, puede aportarte una gran personalidad. En caso de sufrir un complejo por sobrepeso, se puede poner remedio con una dieta llevada a cabo por un nutricionista.