4 pilares fundamentales de la autoestima
La autoestima es un concepto muy utilizado en el ámbito de la autoayuda. ¿Pero qué significa realmente tener una buena autoestima? El concepto abarca más planos de los que puede parecer a simple vista.

Aceptación del cuerpo

El cuerpo no es un elemento superficial respecto del bienestar individual. De hecho, algunos complejos físicos e incluso, el peso se convierten en motivo de sufrimiento para muchas personas. Sin embargo, autoestima es apreciar tu cuerpo como un regalo. Mirarte al espejo consciente de que tu cuerpo es bello tal y como es porque está lleno de milagros, como muestra la perfección de la vista.

Aceptación del modo de ser

Aceptarse a uno mismo no significa quedarse estancado en los defectos pero sí es importante no orientar la evolución personal a partir de la culpa y el machaque psicológico. La autoestima no es ser perfecto sino aceptar con comprensión esos puntos de tu carácter que, a veces, se convierten en tu punto débil. Esto le ocurre a todo el mundo. Solo podemos avanzar, a partir de la aceptación y reconocimiento de nuestras vulnerabilidades.

4 pilares fundamentales de la autoestima

Aceptación de tu biografía

No podemos analizar nuestra propia esencia desligada de nuestar biografía, es decir, al margen de la historia personal que hemos recorrido para llegar hasta aquí. Autoestima es mirar esta historia en su totalidad, desde la gratitud, la admiración y la paz interior. Habrá episodios que te gustarán más o menos. Sin embargo, autoestima es no culparte hoy por algo que ocurrió hace cinco años.

Aceptación de tu familia

Ninguna familia es perfecta. Sin embargo, dar la espalda a los seres queridos es motivo de sufrimiento constante porque es como ir en contra de la raíz de la vida. Todo aquello a lo que te resistes, cobra todavía más fuerza. Por tanto, querer ignorar una realidad determinada huyendo de ella, es darle todavía más presencia. Juzgar de un modo negativo a la familia es como sentir vergüenza por una parte de uno mismo. Y la vergüenza es un sentimiento negativo que conecta con la culpa.

4 pilares fundamentales de la autoestima
Una vez analizados los cuatro pilares de la autoestima, intenta poner en conexión cada punto con tu vida y observa cuál es el ámbito que consideras que tienes que trabajar más a través de pensamientos positivos. De este modo, si identificas en qué ámbito se contextualiza un sufrimiento, te será más fácil ponerle remedio. Por ejemplo, si una persona sufre un conflicto personal con su pasado, puede ser terapéutico escribir una carta al yo de aquella etapa. Una carta de cariño y comprensión que conecta el pasado con el presente. Para fomentar la autoestima es importante trabajar en armonía estos cuatro planos que componen la propia identidad puesto que ningún ser humano puede entenderse sin su corporalidad, su modo de ser, su historia de vida y su familia. Cuatro ámbitos personalizados puesto que, como cada persona es única, la historia de cada autoestima también lo es. Autoestima es sentir que los pilares más importantes de tu existencia están en equilibrio porque todo en tu interior está en orden.