Cuatro regalos positivos de la vida
La vida nos da cosas buenas cada día, pero en medio de las obligaciones cotidianas, la mente distorsiona la realidad al no verla en su totalidad sino de una forma parcial. Existen regalos positivos en la vida que tienen un valor incalculable y que están ahí llenando de luz nuestro mundo. ¿Cuáles son estos obsequios?

El presente

El ahora se llama presente porque es un regalo que te da la oportunidad cada día de empezar desde cero, de tener nuevas oportunidades y hacer cosas diferentes. No sigas pegado a la rutina para tener una vida líneal. Es saludable romper el guión previsto para improvisar igual que un niño.

La vida en sí misma

La vida en sí misma es el máximo regalo que tiene una persona. De hecho, este regalo es el que posibilita los demás bienes. La existencia está llena de contingencias: nadie elige nacer, el lugar de nacimiento, la familia en la que crece, o el momento en el que llega a este mundo… Todos estos misterios, aportan todavía más valor a una vida que nos ha sido dada con unas normas de juego: tiene fecha de caducidad.

Cuatro regalos positivos de la vida

El amor

El amor en todas sus formas, relaciones y manifestaciones hace que la vida de cualquier persona sea más bonita. El amor es necesario para tener una buena salud mental. En el siglo XXI, la soledad se ha convertido en uno de los dramas más graves para las personas de la tercerda edad que se sienten solas y con un teléfono que nunca suena.

La amistad

La amistad tiene un valor incalculable. Puedes considerarte una persona afortunada si tienes un amigo verdadero. No es necesario tener mucha gente alrededor para ser una persona feliz de verdad.