Cuatro señales de crecimiento interior
Uno de los factores de desarrollo personal más visibles es el crecimiento interior, esa expansión interna que se traduce en una mayor toma de conciencia respecto de los verdaderos deseos internos, un mayor nivel de madurez para aceptar las frustraciones de la vida, capacidad de autocrítica planteada de una forma constructiva y un nivel de satisfacción más alto con la propia vida. ¿Cuáles son las cuatro señales del crecimiento interior?

Hacer balance y análisis de distintos periodos de tu vida

Vivir el presente es un signo de sabiduría emocional. Pero también lo es realizar un balance retrospectivo de periodos concretos. Por ejemplo, durante la Navidad surge la tendencia a hacer un balance anual. Lo ideal es que a lo largo del año encuentres otras ocasiones para reflexionar sobre el rumbo que está tomando tu vida.

Te sientes más libre

Te sientes más libre a nivel interno que hace cinco años, por ejemplo. La conquista de la libertad interior aumenta con la madurez porque el valor de la experiencia también es un incremento en la sabiduría práctica. Si cuando echas la vista al pasado te sientes mejor hoy que hace tres años desde el punto de vista de la libertad anímica, esta señal es positiva.

Cuatro señales de crecimiento interior

Capacidad para pedir perdón

Uno de los síntomas de crecimiento interior más importantes es tener la capacidad perdón incluso cuando se trate de un asunto que hace tiempo que sucedió pero te gustaría reparar ese episodio con otra persona. También es un síntoma de crecimiento interior la capacidad de perdonarte a ti mismo de corazón por errores previos.

El miedo no es una excusa

El miedo no es una excusa para aquel que está creciendo interiormente y, más allá de las dificultades que plantea este temor, sigue avanzando hacia sus propósitos aunque sea despacio. Pero no se queda parado en el mismo punto.