Cuatro síntomas físicos de la alegría
Las emociones y sentimientos tienen su reflejo a nivel físico porque cuerpo y mente interactúan de una forma constante. La alegría es un buen relajante corporal cuyos efectos son muy saludables.

Respiras mejor

Mientras que uno de los síntomas físicos de la ansiedad es que la persona tiene dificultades para respirar porque siente la presión de que le falta el aire, por el contrario, en un momento de alegría y felicidad, la persona respira mejor que nunca, siente que el aire le renueva por dentro y le llena de pensamientos positivos y sensaciones agradables. Esta sensación se produce en parte porque cuando una persona vive una alegría intensa, durante ese momento, se descarga de todas las preocupaciones, miedos y angustias hasta el punto de que se siente más ligera a nivel físico y camina mejor.

Relajación de los músculos del rostro

La alegría se muestra en el rostro a través de signos tan visibles como la relajación de los músculos de la cara cuya máxima expresión es la sonrisa. Por el contrario, en un momento de ansiedad o de tristeza, el rostro se muestra en tensión y rígido. La risa es tan saludable que esta es una de las razones por las que los cursos de risoterapia se han convertido en fuente de salud para liberar el estrés.

Cuatro síntomas físicos de la alegría

Descanso saludable

Mientras que cuando una persona está preocupada puede tener dificultades para conciliar el sueño ante el peso de los asuntos pendientes de resolver, cuando una persona es feliz y está contenta, descansa mejor que nunca porque tiene paz interior.

En algunos casos como en el enamoramiento, la persona puede tener dificultades para conciliar el sueño, sin embargo, el exceso de energía vital que aporta la ilusión de esa primera fase del amor, revitaliza el organismo.

Belleza física

La belleza del rostro se muestra en su máxima expresión en un momento de alegría porque el rostro tiene una luz especial y la mirada brilla con fuerza ante el bienestar anímico. No existe mejor crema hidratante que la felicidad.