Cuatro tipos de obsesiones que limitan tu vida
Ninguna obsesión es buena porque es una preocupación que no te lleva a ninguna parte. La persona que tiene una obsesión da vueltas alrededor del mismo tema sin darse cuenta de que tiene que hacer algo por cambiar su situación porque el problema es interno y no externo. Existen diferentes tipos de obsesiones que hoy analizamos en Psicoblog.

Obsesiones en el trabajo

El ámbito laboral es un foco de conflicto recurrente para muchas personas. En este contexto, pueden darse diferentes obsesiones: deseo de ser el mejor por encima de todo, querer un aumento de sueldo a toda costa, pánico a perder el trabajo, sensación de que otro compañero es el favorito del jefe…

Tener un deseo es una cosa y otra muy distinta que ese deseo se convierta en una obsesión. En ese caso, cuando no se cumple el objetivo se produce un gran sufrimiento.

Obsesiones en el amor

Las obsesiones también pueden darse en el ámbito sentimental. Por ejemplo, miedo a estar soltero durante toda la vida y no encontrar a alguien especial. Temor a ser abandonado por la pareja. Los celos son uno de los ejemplos más gráficos de una obsesión dañina. Los amores platónicos también pueden volverse obsesivos al igual que las historias paralelas.

La solución radica en cultivar la autoestima y el amor a uno mismo para no depender tanto de los factores externos.

Cuatro tipos de obsesiones que limitan tu vida

Obsesión por el futuro

El futuro es un horizonte lejano que está por llegar y que no se puede controlar al cien por cien. Pero existen personas obsesionadas con controlarlo todo y ser conscientes de cada paso que dan. No se relajan y no viven el presente. En este caso, el gran reto es aprender a fluir con la vida entendiendo que lo mejor está por llegar.

Obsesión por el aspecto físico

Existen personas obsesionadas por el aspecto físico en una sociedad que ensalza mucho el poder de la belleza y de la estética. Para solucionar esta situación emocional conviene aprender a cultivar los valores internos y el mundo emocional porque nadie puede cubrir sus carencias emocionales a través del cuerpo.