Cuidar el medio ambiente desde casa
La humanidad somos una sola familia que debe estar unida para cuidar nuestro planeta tierra, nuestro hogar. Debemos unirnos para crear una sociedad sostenible basada en el respeto hacia la naturaleza, ya que nosotros existimos gracias a ella. Para ello debemos cuidar los derechos humanos, la justicia económica y tener una cultura de paz como base fundamental. Tenemos la responsabilidad y la obligación moral de crear una gran comunidad de vida para las generaciones futuras y para ello hay que cambiar la mentalidad del consumismo y pensar más en qué estamos haciendo.

La educación desde casa

La educación en el consumo y la educación ambiental son los ámbitos en los que se debe actuar. Es muy importante que haya una conciencia general que este tipo de educación no debe darse únicamente en los centros educativos y es que es desde casa, como padres quienes tienen el papel primordial.

Si los niños viven en un hogar con actitudes responsables, respetuosas y solidarias con las personas y con el planeta tierra como algo normal en su vida serán niños que ayudarán a mejorar el futuro. En cambio, si los niños crecen en un hogar donde la falta de respeto y la irresponsabilidad es el día a día, pensarán que esa actitud ante la vida es la correcta, siendo un peligro para su futuro.

Cuidar el medio ambiente desde casa

¿Qué hacer?

Primero, ser conscientes de hacer un uso eficiente de la energía y del agua que se consume diariamente para así ser solidarios con el mantenimiento de una tierra sostenible, además separar la basura para favorecer el reciclaje es fundamental.

– Cuando compres: comprar y consumir alimentos frescos, evitar productos desechables, tener una bolsa propia para evitar comprar las de plástico, comprar únicamente lo que realmente se necesita evitando el “comprar por comprar”.

– Para ahorrar energía: ducharse en lugar de bañarse, meter una botella de agua en la cisterna del wc, cerrar los grifos para evitar que corra el agua inútilmente, poner la lavadora o el lavavajillas únicamente cuando estén llenos del todo, apagar siempre las luces y los electrodomésticos cuando no se utilicen, moderar el uso de calefactores, ventiladores o aparatos para regular la temperatura ambiental.