Cultivar el humor para superar la depresión
Tendemos a relacionar el buen humor con aquellas situaciones en las que disfrutamos de la vida y no tenemos que hacer frente a ningún problema, es decir, cuando la vida nos sonríe. Cuando ocurre lo contrario, nuestro estado de ánimo suele cambiar, pudiendo llegar a caer en la depresión por no saber cómo hacer frente a los desafíos que nos está trayendo la vida.

Sin embargo, es en estas situaciones cuando más debemos intentar mantener y conservar nuestro buen humor o nuestro sentido del humor, porque al hacerlo podemos luchar con los pensamientos e ideas que nos hacen sentirnos tristes y deprimidos, ayudándonos así a salir de esta situación.

La finalidad del humor

No se trata de reírse de todo y de todos sin ningún sentido, algo que, cuando estamos deprimidos, nos va a resultar muy difícil, porque uno de los síntomas que conlleva esta enfermedad es el hecho de que la tristeza parece invadirlo todo y nos parece verlo todo a través de un filtro oscuro, como si alguien de repente hubiera llenado de oscuridad nuestra vida.

El sentido del humor nos ayuda a hacer desaparecer ese tamiz negativo por el que parecen atravesar todas nuestras vivencias, a cambiar el punto de vista con el que valoramos y analizamos aquello que nos pasa o nos sucede.
Cultivar el humor para superar la depresión

Una vez que hacemos esto, que logramos sacar la cabeza, aunque sólo sea unos instantes de la negatividad, podemos comenzar a valorar otras opciones, interpretaciones y oportunidades que, poco a poco, nos pueden ayudar a superar la depresión.

Dejar atrás el dolor

No se trata, como hemos dicho, de hacer comedia o de fingir un sentimiento que no tenemos o de ser sarcásticos con nosotros mismos. Se trata de intentar aligerar el juicio que hacemos sobre nosotros mismos y hacernos capaces de aceptar que somos humanos y, por tanto, falibles.