Cumplir los propósitos de Año Nuevo
Retomar la dieta, dejar de fumar, ir al gimnasio, estudiar un idioma… son muchos los propósitos que nos hacemos cuando comienza un nuevo año. Esto se debe al hecho de que nuestra mente lee la llegada del 1 de Enero como una oportunidad de comenzar de nuevo y volver a retomar todos los proyectos que hemos dejado aparcados el año anterior, proyectos que seguramente comenzamos el 1 de enero del año pasado. Nos prometemos a nosotros mismos que este año no pasará lo mismo, que lo conseguiremos, pero realmente son pocos quienes, en febrero, han comenzado siquiera a llevar a cabo dichos proyectos.

Para que esto no suceda y poder cumplir los propósitos que nos hacemos es buena idea seguir algunos consejos:

– No establezcas demasiados objetivos al mismo tiempo. Dejar de fumar al tiempo que nos ponemos a régimen son dos proyectos que difícilmente llevaremos adelante.

Lo mejor es ponerse un par de metas y establecerlas de forma concreta y una vez conseguidas ir a por otros dos propósitos. De lo contrario nos desmotivaremos.

– Toma tú la decisión de cambiar. Muchas veces hacemos propósitos que realmente no nos convencen, sino que nos son exigidos por nuestra pareja, familia, etc. En este caso no estaremos realmente motivados para llevarlos a cabo y los abandonaremos al poco tiempo. Por ello es necesario hacer una lista de los motivos por los que hacemos cada propósito y comenzar por aquellos en los que nos sintamos realmente implicados.

– Planifícate: Deberemos tener en cuenta el esfuerzo que nos costará llevar a cabo el proyecto y planificar qué medios necesitaremos tanto para ponerlos en marcha como qué hacer cuando surjan dificultades al realizarlos.

– Escríbelos y pon la lista en un lugar que veas todos los días. De este modo fijaremos nuestra decisión y será más fácil que la llevemos a cabo.