Curiosidades en torno a los zurdos
Antiguamente, ser zurdo era casi un estigma, tanto que eran muchos los niños que eran obligados a no utilizar la mano izquierda dominante y entrenarse para usar sólo la derecha. No fue hasta el siglo pasado cuando se consideró normal que quienes eran zurdos actuaran como tales, en total un diez por ciento de la población mundial.

Pero utilizar la mano izquierda en lugar de la derecha no es lo único que distingue a los zurdos de los diestros. Según un estudio aparecido en la revista Molecular Psychiatry llevado a cabo por científicos de la Universidad de Oxford, el cerebro de las personas zurdas trabaja a mayor velocidad cuando juegan a videojuegos o practican algún deporte, aunque también parecen tener un mayor riesgo de sufrir determinadas enfermedades.

Tradicionalmente se pensaba que una persona era zurda o diestra según cuál fuera el hemisferio cerebral dominante. Actualmente, sin embargo, se ha descubierto que en nuestro código genético existe un gen, el LRRTM1, relacionado con el uso de las manos que, cuando es dominante, hace que su portador sea zurdo.

Algunos estudios demuestran que patologías como la dislexia y la tartamudez son más frecuentes en los zurdos, sobre todo en aquellos que de pequeños fueron forzados a usar la mano derecha.

También tienen un mayor riesgo que los diestros en padecer enfermedades del sistema inmunológico y a enfermedades respiratorias y alérgicas.

En las mujeres zurdas se ha observado una mayor tendencia a la depresión.

En la biblia podemos encontrar 25 referencias desfavorables a la mano izquierda. Esto se debe a que, en la Edad Media, la derecha se relacionaba con el bien, al igual que lo masculino, y la izquierda con el mal, al igual que lo femenino.