Darte un tiempo en una relación
A nivel profesional, nos dejamos llevar por la urgencia de lo inmediato en nuestro día a día y en ocasiones, cometemos el gran error de llevar también este ritmo a las relaciones personales. La sensación de perder el tiempo es equivocada puesto que en más de una ocasión, puedes darte un descanso en una relación para pensar. Y ese descanso, será una ganancia porque tomes la decisión que tomes, verás las cosas con más claridad.

Analiza qué quieres

Darte un tiempo en una relación y distanciarte de la otra persona, implica conectar contigo mismo. Centrarte en ti para saber qué quieres y qué deseas hacer. Cuando te distancia de una situación que te preocupa eres capaz de analizar las cosas con una perspectiva más objetiva y con mayor espíritu crítico.

Además, es importante que aprendas a tomar decisiones por ti mismo sin esperar el consejo de todo el entorno. Se trata de tu vida y como tal, tienes que vivirla en primera persona.

Darte un tiempo en una relación

El tiempo es descanso

Así como en el trabajo, unos días de vacaciones pueden renovarte por dentro, del mismo modo, en el seno de una relación puede suceder lo mismo. Al regalarte a ti mismo unos días para ti también descansas a nivel físico y mental de la rutina del día a día que en ocasiones, por ser tan previsible, puede llegar a resultar agotadora.

Darte un tiempo en una relación es un acto de sabiduría antes de tomar la decisión de romper y tirarlo todo por la borda. El tiempo y la introspección te ayudan a clarificar tus sentimientos para saber qué quieres, qué sientes y qué pasa por tu mundo interno. El problema surge cuando una pareja entra en la rueda de constantes rupturas y reconciliaciones que no le llevan a ninguna parte, más allá del desgaste.