De dónde nace la baja autoestima
Son muchas las personas que sufren de baja autoestima, algo que influye en todas las áreas de su vida, lo que les lleva a no valorarse a sí mismos, a verse como personas que no tienen valor en sí mismas y que no tienen derecho a desear y exigir nada, a no considerarse merecedoras del amor o del respeto de los demás y a no permitirse luchar por sus sueños y sus derechos.

Esta baja autoestima no se debe a una carambola del destino, sino que tiene su origen en las vivencias de la persona, sobre todo en los primeros años de su vida, edad a la que se forma la personalidad y el autoconcepto de uno mismo. ¿Cuáles son los hechos que nos llevan a tener baja autoestima?

– Críticas excesivas por parte de los padres o educadores: Si un niño crece escuchando que no es bueno, que no es inteligente, trabajador, educado, respetuoso…, el niño acabará integrando estas críticas como verdades y sufrirá una pérdida de autoconfianza en sus capacidades que le llevará a no sentirse válido y a no intentar nunca lograr algo por miedo al fracaso.

– Padres disfuncionales: Si los padres proyectan sus frustraciones en el niño, le obligan a cumplir sus expectativas, aunque sea de modo inconsciente. Ante la imposibilidad de cumplirlas, el niño se verá a sí mismo como una persona no válida, sin derecho a ser querida, sentimiento que le acompañará en la vida adulta.

Lo mismo ocurrirá si tiene unos padres que no cuidan física o emocionalmente de él, si sufre maltrato o abuso, físico, psíquico o sexual por parte de sus progenitores o adultos a cargo de los cuales está. Esta situación les llevará a encontrar grandes dificultades para confiar en los demás y relacionarse con ellos.