Decir que “no” sin que pase nada
Son muchas las personas que casi sin querer se sienten culpables cuando quieren decir que no y es por eso que acaban diciendo que sí y aceptando hacer cosas que realmente no desean. ¿Quizá por el qué dirán? ¿Por quedar bien con los demás? Los motivos son muchos, pero la realidad muy diferente. Y es que hay que aprender a decir que no, porque después además de sentirte mejor, verás como no pasa absolutamente nada.

Tu autoestima es clave

Si tu autoestima no está lo suficientemente arriba como para saber elegir por ti mismo te resultará muy difícil negarte a algo que otro te dice.

Si después de haber tomado una decisión te lamentas de haberla tomado es porque no has elegido correctamente y te has dejado llevar por los demás en lugar de hacer caso a tu propio criterio.

Las personas de tu alrededor

Incluso con las personas más cercanas a ti sabrás elegir a aquellas personas con la que te gusta divertirte, aquellos con los que puedes contar cuando algo te ocurra e incluso podrás saber quiénes son las personas que es mejor no tener cerca. Habrá personas con las que quieras pasar tiempo con ellas y otras que las querrás fuera de tu vida.

Decir que “no” sin que pase nada
Pero de la misma manera, las personas de tu alrededor te elegirán según sea vuestra afinidad como un amigo o un simple conocido. Si tienes una autoestima alta y saber ser sincero y decir que sí o que no cuando realmente sientas hacerlo, las personas de tu alrededor lo verán como un punto positivo.

Mejor sin excusas

¿Alguna vez has acudido a un evento con total desgana? ¿En otros momentos has puesto excusas sólo por no decir que no? Si tu autoestima está bien cuidada, sabrás decir que no cuando realmente no quieras hacer algo, ya que sabrás qué es lo que te apetece y lo que no. ¡Cuida tu autoestima!