Deja de atormentarte
En la mayoría de las ocasiones, el peor enemigo de una persona es ella misma. Está claro que una persona tiene muchas formas de torturarse a sí misma a nivel emocional: viviendo en el pasado, no avanzando o no perdonando algo del ayer. En otras ocasiones, existen personas que son tan perfeccionistas que solo se fijan en lo negativo de ellas mismas y son incapaces de ver todo lo bueno que tienen. ¿Cómo puedes dejar de atormentarte por algo que te hace sufrir?

En primer lugar, poniendo cada cosa en su perspectiva temporal. Lo que sucedió ayer, ya forma parte del pasado. Por ello, intenta disfrutar del momento presente aparcando lo que sucedió en tu memoria. Si hay algo que puedas hacer ahora mismo para solucionar aquello que te preocupa, hazlo. Pero si no puedes, entonces, sigue viviendo.

Quiérete un poco más y sé flexible. Todo el mundo comete errores en su vida. Es algo humano. Por ello, aprende a convivir con las limitaciones que son las que también determinan la grandeza del ser humano.

Desarrolla el sentimiento interior de querer ser mejor persona cada día. Puede que en el pasado tuvieras ciertas equivocaciones que hoy te duelen, pero cada día puedes ser un poco mejor, tener más humanidad y mejor corazón. No pierdas el tiempo en ningún tipo de tortura emocional. La vida no está hecha para sufrir sino para ser feliz. Pero está claro que nadie logrará sentirse bien, si no se permite tener alegría y dar la bienvenida a la ilusión.

Aunque muchas personas se sientan víctimas de las circunstancias externas, la realidad es que es uno mismo quien decide cómo vivir. Por ello, sé positivo, aprende a ver el lado más amable de la realidad, da las gracias a tu pasado para poder tener un buen presente.